La muerte de Kurt Cobain


Parte de Cristian P. Ruiz:

Hoy, 5 de abril, se cumplen veinte años del día en el que el proclamado rey del grunge Kurt Cobain se quitó la vida; si más no, eso es lo que se supone que pasó.

Todos los miembros del club de los 27 han arrastrado dudas, intriga y misterio a su lecho de muerte; y quiero aprovechar esta fecha para hablar sobre lo que rodea al fallecimiento de Kurt Cobain, sobretodo del papel que jugó su mujer Courtney Love en el final de la vida mortal del músico.




Finales de 1993, Nirvana publican In Utero; su disco más elaborado y con el sonido que llevaban tiempo buscando. Sin embargo las críticas no son nada positivas, pero los miembros de la banda, sobretodo Kurt, nunca buscaron contentar a los críticos, ni ganar millones, nunca buscaron llenar estadios, ni gustar a todo el mundo; más bien todo lo contrario. Que Nirvana se convirtiese en el grupo de moda desencadenó en que, la misma gente que acosó e hizo la vida de Cobain imposible en su infancia y entrada a la adolescencia fuera a sus conciertos; y él tenía que tocar para ellos. La voz que le repetía esto estuvo siempre en su cabeza, y no debía ser para nada agradable.

Por aquel entonces Kurt había sido padre no hacía mucho más de un año. Él y Courtney hicieron la promesa de no meterse heroína nunca más en el mismo momento que supieron que ella estaba embarazada; no sé qué hizo él, pero Love sí que consumió, bastante de hecho, y Frances Bean Cobain nació con dependencia al caballo y tuvieron que rehabilitarla con metadona. Perdieron la custodia, sin embargo la recuperaron al poco tiempo.

Kurt era una persona depresiva, llevaba toda la vida arrastrando problemas, dolores crónicos, traumas; uno de ellos causado por el divorcio de sus padres cuando él tenía 8 años, estaba obsesionado en formar una familia feliz y que su hija no pasara por lo que él pasó. Un dilema moral debió estallar en su cabeza, y los intentos fallidos de dejar la heroína no debían hacer más que frustrarle. El comportamiento egoísta de Courtney Love no debía ayudar. Fuentes fiables afirman que ella y Bill Corgan (Smashing Pumpkins) ya estaban liados cuando Kurt vivía; el que lo estuvieron después de su muerte es oficial. Incluso se dice que ella pudo ser amante de Grohl en secreto, pero eso son especulaciones.




Tras un supuesto intento de suicidio en Italia por sobredosis de champán y rohypnol, Kurt tocó fondo y canceló la gira europea de In Utero. Volvieron a Estados Unidos y entró en un centro de desintoxicación en Los Angeles; pero la noche del 1 de abril se escapó; y no volvió a ver ni a su hija ni a su mujer.

El 3 de abril Courtney contrató al detective privado Tom Grant para que descubriera el paradero de Cobain, Courtney le dijo a él, y posteriormente lo apuntó en un informe de desaparición, que su marido poseía un arma de fuego y que quería suicidarse.

El 8 de abril un electricista halló su cuerpo sin vida en una pequeña habitación encima del garaje. Había dejado una nota de “suicidio”:

“Hablando como el estúpido con gran experiencia que preferiría ser un charlatán infantil castrado. Esta nota debería de ser muy fácil de entender. Todo lo que me enseñaron en los cursos de punk-rock que he ido siguiendo a lo largo de estos años, desde mi primer contacto con la, digamos, ética de la independencia y la vinculación con mi entorno ha resultado cierto. Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo Rock'n'Roll. Me siento increíblemente culpable. Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del publico, a mi no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury, a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase. Lo cual admiro y envidio muchísimo. De echo no puedo engañar, a ninguno de ustedes. Simplemente no seria justo ni para ustedes ni para mí. Simular que me lo estoy pasando el 100% bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar. A veces tengo la sensación de que tendría que fichar antes de subir al escenario. Lo he intentado todo para que eso no ocurriese. (Y sigo intentándolo, créeme Señor, pero no es suficiente). Soy consciente de que yo, nosotros, hemos gustado a mucha gente. Debo ser uno de aquellos narcistas que sólo aprecian las cosas cuando ya han ocurrido.

Soy demasiado sencillo. Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño. En estas tres últimas giras he apreciado mucho más a toda la gente que he conocido personalmente que son fans nuestros, pero a pesar de ello no puedo superar la frustración, la culpa y la hipersensibilidad hacia la gente. Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente. Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste. El típico Piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡Dios mío! ¿Por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé! Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho a como había sido yo.

Llena de amor y alegría, confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo. Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general... Sólo porque a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva. ¡Comprensiva! Sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente. Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por nuestras cartas y nuestro interés durante los últimos años. Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión. Y recuerda Courtney que es mejor quemarse que apagarse lentamente.

Paz, amor y comprensión.

KURT COBAIN

Frances y Courtney, estaré en nuestro altar. Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, por su vida que será mucho más feliz sin mí.

 TE QUIERO  TE QUIERO!”




Casi toda la carta, es una despedida al mundo de la música, y donde realmente se despide de su familia, está escrito con un tipo de letra distinto. 

Si te fijas, las “f” en la palabra “for” están enganchadas a la “o”, mientras que en la parte final no.
Las “a” están cerradas en toda la carta menos en la parte final.
Las “m” son de dos palos a lo largo del escrito menos en la parte final.

Hay quien dice que él no escribió esa parte, pero en realidad, simplemente pudo cambiar el tamaño y algo la tipografía para darle importancia al trozo final, ya que es más emotivo. Quizás una mezcla de esto y que, quiso ocupar todo el folio.

Cajita encontrada junto al cadáver.

Tom Grant, el detective contratado por Courtney Love, ha estado años investigando la muerte de Kurt, y defiende que fue Love quien lo mató; tiene un extenso informe colgado en internet, si tienes el mínimo interés por el caso leelo; da información muy fiable y de primera mano, como que Courtney no paraba de comentar con mucha frialdad que él se iba a suicidar, o que el día 6, la que teóricamente sin saberlo ya viuda llamó a los electricistas que tenían que instalar el sistema de seguridad en la casa del lago en Washington, para decirles que empezaran trabajando en luces y detector de movimiento en el invernáculo, donde hallaron el cadáver.

Los típicos argumentos a favor de que lo mataron suelen ser que el arma no tenía huellas dactilares, y que la autopsia reveló que Kurt superaba tres veces la dosis letal de heroína, y que por lo tanto no pudo haber levantado un arma. Esto no es válido ya que llovía, y al estar mojada pudieron no quedar huellas, y la droga funciona de una manera diferente en cada cuerpo, su tolerancia al caballo tenía que ser descomunal, y esta dosis letal x3 no tuvo por qué impedirle nada. Además, el invernáculo estaba cerrado des de dentro, aunque se ve que habría sido fácil de manipularlo des de fuera.


Dave Grohl, Jennifer Youngblood, Krist Novoselic y Shelli en el funeral de Kurt Cobain.

He pasado mucho tiempo creyendo que le mataron, pero ahora mismo creo que me decanto por la versión de que se suicidó, gracias a un estado mental obsesivo depresivo causado en gran parte por su mujer. Así es como lo creen sus compañeros de Nirvana, y ellos eran las personas más cercanas él después de Courtney Love. Dave Grohl ha dicho públicamente, quizás incluso en repetidas ocasiones, que Love es la mayor zorra que jamás ha conocido; y en la canción de los Foo Fighters Let it Die, dice textualmente: “Why'd you have to go and let it die”.




Pero siempre existirá la duda; en un elaborado documental totalmente a favor de la teoría del asesinato hacen estas tres entrevistas clave:

La primera a un ex novio de Love, el cual era músico profesional y asegura que ella solo estuvo con él por el buen momento artístico que estaba pasando, que ella solo buscaba intereses propios y que acabó destrozándole la vida.

La segunda es al mismo padre de Courtney, padre e hija no mantienen ninguna relación des de que ella se fue de casa, él afirma que su retoño es la peor persona que nunca ha conocido, y que cree que mató a su marido.

La tercera es a un músico del cual no recuerdo su nombre, aparentemente bastante alcohólico y drogadicto, cosa que no tiene por qué quitar certeza a sus declaraciones. Él afirma que Courtney Love le ofreció 50.000 dólares por matar a Kurt Cobain, el los rechazó, pero se mostraba arrepentido de haberlo hecho.



Es difícil sacar una conclusión clara de todo esto; Courtney pudo ser la perdición de Kurt, pero en cierto modo también fue su salvación. Sin la influencia que ejercía Love sobre Cobain, su música habría sido diferente. A pesar de todos los argumentos en contra, quizás si que ella solo, se marchó y lo dejó morir.

You Know You're Right es la última canción de la que se tiene constancia que compusiera (que seguro que no lo es), y que gravó con la banda el 30 de enero de 1994. Parece que en ella Kurt grita a los cuatro vientos que va a suicidarse, que va acabar con todo. A pesar de ello, nadie en su entorno pudo ayudarle, si mas no prefiero pensar eso antes de que no hicieron todo lo que podrían haber hecho para salvarlo.

I will never bother you
I will never promise to
I will never follow you
I will never bother you

Never speak a word again
I will crawl away for good
I will move away from here

You won't be afraid of fear

No thought was put into this
I always knew it would come to this

Things have never been so swell
I have never failed to fail

PAIN
YOU KNOW YOU'RE RIGHT

It's so warm and calm inside
I no longer have to hide
Lets talk about something else
Steaming soup against her mouth

Nothing ever bothers her
She just wants to love herself
I will move away from here
You won't be afraid of fear

No thought was put into this
I always knew it would come to this

Things have never been so swell
I have never failed to fail

PAIN
YOU KNOW YOU'RE RIGHT




Parte de: Jordi Valladares Gay

Kurt Cobain fue un gran músico y es sin duda uno de los iconos culturales con mayor proyección de nuestro tiempo. Como músico, le tengo un gran respeto; fue capaz, como nadie, de transmitir con sus canciones sentimientos que algunos tenemos muy interiorizados, fue un tipo nuevo de estrella de rock adolescente, que huía de la egolatría, sacó un sonido que era la expresión de una generación entera, que lo reconoció como su gurú; una generación de malestar, pero sin grandes luchas, una generación decepcionada más que enfadada y con menos aspiraciones que las anteriores. Kurt supo expresar a través de su música esos sentimientos y para mi ese el más alto ideal de la música y el arte, mas allá de crear una obra bonita, de exposición en las casas de los adinerados.



Como persona, como el icono cultural en el que se ha convertido, no le tengo en tan alto aprecio. Con su muerte, se transformó en un mártir. A mis ojos, es alguien que se refugió en las drogas para evadir su realidad, terminó consumido por ellas, y se suicidó dejando tras de sí una hija, una mujer, y una legión de fans y futuros fans romantizando sus conductas depresivas y la autodestrucción personal. Había sufrido mucho presuntamente durante la vida, y eso es lo que transmitía con su música, pero dentro de todo, el divorcio de los padres durante la niñez y ser impopular durante el instituto tampoco es algo tan difícil con lo que lidiar. Si a Kurt le afectaba tanto era porque era una persona depresiva, enfermedad que aún hoy no logramos entender del todo y le acabó consumiendo. Si no hubiese sido guapo, si no hubiese tenido éxito en su momento, si no hubiese tenido talento musical, si no se hubiese muerto a los 27 siendo estrella de rock, no sería el icono cultural que es ahora, y pasaría a formar parte de las innumerables listas de suicidios como un dato más en las estadísticas, y nadie se preguntaría porque un chico joven y sano se suicidó en un pequeño pueblo de Seattle.

He leído algunas teorías de la muerte de Kurt, no me voy a poner a desmentir teorías ni pruebas. Mi versión es la versión oficial; Kurt Cobain se suicidó el día 5 de abril de 1994 de un disparo de escopeta, producto de una larga depresión que le había llevado a intentar quitarse la vida en otras ocasiones y agravado por una drogadicción que lo hacia caer una y otra vez.

En sus anteriores intentos de quitarse la vida, de dejar las drogas o de mejorar su vida en cualquier aspecto, había tenido a Courtney de su lado, hasta que un día, no la tubo, y apretó el gatillo de una escopeta de caza contra él mismo, mientras Courtney "le dejaba morir" como diría nuestro querido Dave.

Courtney Love no era una persona fuerte, Courtney era una persona con problemas, emocionalmente inestable, autodestructiva, drogadicta, con una infancia que hace palidecer cualquier trauma pasado de Kurt, una hija y un marido que se quería suicidar. Courtney tenía un ego que alimentar constantemente, y si se acercó a Kurt en un primer momento fue para alcanzar la fama como música. En el proceso de enamorar a Kurt, cayó enamorada de él, y aunque si bien en un principio la intención fue aprovecharse, ya no lo fue más. No hay que olvidar que Courtney también hacia música, la hizo antes, durante y después de Kurt Cobain, así que no se trató simplemente de un parásito de la fama de su marido, codiciaba la fama, pero siempre había querido ganarse la suya propia.

Courtney era emocionalmente muy absorbente, seguramente tenía el déficit importante de cariño y amor que tienen todas las estrellas de rock e intentan llenar con drogas y fama; según cuentan en algún que otro libro conocido por los de la casa, tenía el don de convertir a todo el mundo en su asistente personal, ya sea porque se sentían obligados, o porque hacía sentir a los otros que se tenían que responsabilizar de ella. Una persona así, se vio teniendo que cuidar de Kurt durante años, y, en su peor momento, huyó.



¿Cuánto tiempo puedes pasar, intentando hacer que alguien deje las drogas cuando tú también eres un drogadicto? ¿Cuánto tiempo puedes pasar, siendo también depresivo y autodestructivo, convenciendo a alguien que no se quite la vida? No sé si habéis hablado nunca con alguien así. Su pena, su falta de intensidad, se pega hasta por las paredes. Llega una noche, y le hablas a la cara; le das todo lo que tienes, lo que a ti te mantiene vivo, tus mejores argumentos, tu razón de vivir. Habláis toda la noche, lo sujetas, te sientes responsable de él, y finalmente, pasas esa noche interminable de confesiones buscando impresionar a esa persona para que viva y acabas completamente exhausto. Al día siguiente, todo sigue igual.

En algún momento tienes que continuar con tu vida, porque empiezas a dudar de tus propias razones para vivir, esa persona ha tenido ya muchas tentativas de suicidarse, y decides que es un conflicto que solo puede terminar resolviendo él. Courtney lo abandonó, y el día en que se sintió definitivamente solo, Kurt se suicidó. 



No sé si Courtney era realmente consciente de que dejarlo solo significaba dejarlo morir, pero Kurt se mató a sí mismo. Las teorías que involucran su muerte, o no muerte, con rebuscadas ideas, para mí solo son un síndrome más de la idealización de figura de Kurt Cobain, producto del culto a la personalidad, en un intento de mantener viva su leyenda y no aceptar que ya hace 20 años que se fue. 

Lo que realmente ha sido y será es un músico genial, un referente de innumerables jóvenes que se ven reflejados en su obra, compartiendo su sensación de no encajar, de sentir dolor o se verse apartados, inconformistas, en un mundo que nunca quisieron así. Mientras siga habiendo gente que se sienta arropada por la música de Kurt Cobain y de Nirvana, va a merecer la pena recordarlo a él y el día en que dejó el mundo. Si notamos, con el paso de los años, que se convierte en un simple producto de consumo de masas, vemos que nos preocupamos más por su vida que por su música y que la imagen que transmite su reflejo no es de vida, sino de suicidio y muerte; quizás seamos nosotros, después de todo, los que debamos dejarlo morir.

1 comentario: